Agra Asia India Taj Mahal

Agra y su precioso Taj Mahal

Tras doce días recorriendo Rajastán por fin llegamos a la ciudad de Agra. En mi anterior viaje a la India visité el Taj Mahal al atardecer, en una visita relámpago que hice desde Delhi en el mismo día, pero esta vez nos íbamos a alojar muy cerquita para poder visitarlo al amanecer. Por la carretera que conduce hasta Agra, además de vacas, nos hemos cruzado con cientos de camiones que van decorados como si de una fiesta de disfraces se tratara…jajaja

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Agra no es una ciudad especialmente bonita, pero la responsabilidad de albergar una de las siete maravillas del mundo ha hecho que cada día la ciudad vaya mejorando los accesos hasta este espectacular mausoleo.

Nos alojamos en el hotel Atulyaa Taj, un edificio moderno con habitaciones nuevas, limpias y muy bien decorado. Nuestro hotel se encuentra ubicado en la avenida principal, a unos cinco minutos caminando, lo cual resulta perfecto para ir a pie antes del amanecer.

Desde la azotea del hotel se puede ver a lo lejos el Taj Mahal, además de disfrutar de un baño en la piscina, que dado el calor que hace en Agra en verano es todo un lujo!!!

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Cenamos prontito en el hotel y nos vamos a descansar porque tenemos que pegarnos un buen madrugón…

A las 4:30 suena el despertador pero teníamos tantas ganas de visitar el Taj Mahal que nos vestimos rápidamente para llegar allí antes del amanecer. Nuestro guía como siempre nos estaba esperando con las entradas ya compradas para no perder ni un minuto!!!

Las entradas para visitar el Taj Mahal se pueden comprar en las taquillas que hay justo en la misma calle bastante cerca del hotel. El precio es de 750 rupias por persona (10€ aproximadamente) y la entrada incluye el traslado hasta la entrada principal.

Hay que pasar los controles, hombres por un lado y mujeres por otro y está completamente prohibido meter comida ni trípodes, aunque éstos sean pequeños. Allí mismo te dan unas pantuflas (como las del hospital) que hay que ponerse para entrar al mausoleo. La pena es que los controles son tan exhaustivos que cuándo quisimos entrar ya había casi amanecido…aún así da igual la hora del día que sea…contemplar esta maravilla del mundo es un momento mágico y fascinante!!!

Antes de enseñaros las fotos os cuento un poquito su historia de amor… Erase una vez un príncipe llamado Shah Jahan, hijo del emperador mogol de la India y futuro heredero del trono, se enamoró de una princesa persa llamada Arjumand Banu Begum. Tras presentarla en la corte y tomarla como esposa, Jahan cambió su nombre por el de Mumtaz Mahal (la Joya del Palacio). Durante los años siguientes, ambos vivieron una historia de amor propia de Las Mil y Una Noches: pasearon su romance por los parajes más ensoñadores de la India, tomaron juntos grandes decisiones sobre el país y tuvieron muchos hijos. Sin embargo, la tragedia se cernió sobre ellos en 1631, año en el que Mumtaz murió en el alumbramiento de su decimocuarto hijo.

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon
Jahan lloró la muerte de su esposa durante meses, sintiendo que su pérdida merecía un digno homenaje. De este modo, en 1632 comenzó la construcción del mausoleo más famoso del mundo, un palacio nutrido por las influencias de las culturas mogola, persa e india, que convertirían el Taj Mahal en el icono más glorioso de la India.

Su construcción duró más de veinte años y fue posible gracias a la gestión de Jahan y el trabajo de más de veintidós mil personas entre las que se encontraban reputados arquitectos, obreros y artesanos a los que, según la leyenda, el príncipe cortó las manos con tal de que éstas no moldeasen una joya arquitectónica igual o superior a la suya propia. Durante todo este tiempo, el cuerpo de Mumtaz yació en diferentes enclaves cercanos, entre ellos una fosa junto al río Yamuna, hasta reposar en la tumba prometida.

Para cuando el Taj Mahal fue finalizado, el tercer y más rebelde hijo de Jahan, conquistó la ciudad y encerró a su padre en el Fuerte de Agra. Desde la celda que le separaba de los sueños construidos durante veintitrés años, un impotente y enfermo Jahan pidió como único favor el traslado de la tumba de Mumtaz al cenotafio del Taj Mahal. Finalmente, el emperador murió en 1666, siendo su cuerpo trasladado al interior del mausoleo, junto al de su fallecida amada.

Según la leyenda, el Taj Mahal es el edificio más hermoso del mundo que jamás se haya construido por amor.

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Taj Mahal, Agra - Entre nubes de algodon

Aquí termina nuestro recorrido por la India… Colores, olores y sabores fuertes. Costumbres, ritos, meditación, distintas religiones, palacios, fuertes… Lujo y pobreza unidas. Vacas, monos, ratas, cabras, cerdos, búfalos por todas partes. Sonrisas y tristezas en todas las caras. Demasiadas palabras para describir este país…India hay que vivirla y sentirla!!!! Todo el mundo habla siempre de lo mismo…India no deja a nadie indiferente, o la amas o la odias. Yo aún me debato entre ambos sentimientos…Es una mezcla de emociones, cada cosa que ves en la India impacta, y mucho, para bien o para mal. Tras varios días recorriendo sus calles, llegas a un punto en que ya casi nada te sorprende (aunque siempre aparece algo), pero cada día te vas “inmunizando” más y más, adaptándote mejor hasta el punto de llegar a amarla para siempre. Efectivamente, cuanto más tiempo pasas aquí, más amarás este fascinante país.Espero haber sabido bien transmitir toda esta mezcla de sentimientos, en una horas cogeremos un avión hasta Indonesia, pero nos llevamos miles de recuerdos, anécdotas y sonrisas grabadas en nuestra memoria.

¡Hasta Siempre!

Y si te ha gustado verlo, imagínate vivirlo! ¿Te gustaría viajar como nosotros? Entra ahora en  My Lovely Travel y organizaremos tu viaje a medida por mucho menos de lo que te imaginas

Quizas tambien te interese

No hay comentarios todavía, sé el primero!

Deja tu comentario