Asia India Pushkar

La ciudad sagrada de Pushkar

Después del plato fuerte del día visitando el templo de las ratas (aquí podéis ver el post) continuamos el recorrido hacia la ciudad sagrada de Pushkar. La verdad es que tenía muchísimas ganas de visitar esta ciudad porque todo el mundo me había dicho que era una de las ciudades más sagradas y místicas de toda la India.

Pushkar es una pequeña ciudad, a 11 km de Ajmer, que creció alrededor de un lago sagrado. Es el lugar donde se encuentra el único templo de India dedicado a Brahma, una de las representaciones principales del Brahmán (las otras dos son Visnú y Shiva).Para el hinduismo todo lo que existe emana del Brahmán y volverá a él. La infinidad de deidades que tiene el hinduismo son sólo manifestaciones de este ente, por eso Pushkar se ha convertido en una ciudad de peregrinaje para sus miles de devotos, de ahí su misticismo y su magia.

Como llegamos tan cansados decidimos quedarnos en el hotel descansando, Jose aprovecha para echar una cabezadita mientras la dueña del hotel se ofrece a pintarme las manos con henna!!!

El hotel está al lado de la calle principal así que salimos a dar una vuelta, aunque volvemos pronto al hotel para cenar pizza…nuestros estómagos estaban ya cansados de tanto picante y lo bueno que tiene Pushkar es que al ser tan turístico encuentras muchísimos platos de pasta y pizza por la zona.

Nos vamos a dormir prontito que mañana queremos explorar bien esta pequeña ciudad y recorrer todos sus rincones!!!

Amanecemos temprano, desayunamos y nos vamos a visitar el templo dedicado a Brahma. Con lo que no contábamos fue con que era domingo, y cientos y cientos de peregrinos vienen de todas las ciudades de la India a ofrecer sus oraciones y a entregar sus ofrendas. Está totalmente prohibido grabar dentro del templo y la verdad, con tanta multitud de gente, preferimos ni sacar la cámara. Entre empujones y miradas nos toca entrar al templo separados, porque nos obligan a dejar la mochila en la entrada (tirada en el suelo) y la verdad que no nos hace ninguna gracia tener que dejar la mochila con la cámara, la GoPro, la documentación, el dinero…así que se queda Jose con ella y entro yo y después hacemos el cambio para que pueda entrar él.

Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Los hindúes creen que la vida terrenal es cíclica: se nace una y otra vez. La forma y la calidad de esas transmigraciones dependen de la conducta (karma) que cada uno haya llevado en vidas anteriores. Si uno cumple con el deber social y el código moral de comportamiento (dharma) aumenta sus posibilidades de renacer en una casta superior y en mejores circunstancias. En cambio, sino lo hace y acumula un mal karma puede renacer en el cuerpo de un animal. Sólo el ser humano es capaz de lograr el suficiente autoconocimiento para lograr la liberación (moksha).

Después de visitar el templo nos fuimos caminando hacia el lago. El lago está rodeado de templos y ghats (escaleras que desembocan en el lago). Según dicen algunos, algunas de las cenizas de Gandhi fueron arrojadas en el ghat que hoy lleva su nombre. Todos los días en los ghats que “bajan” al lago se ven cientos de personas que se bañan en sus aguas sagradas. Como en todos estos lugares, siempre aparecen falsos gurúes o sacerdotes que quieren engancharte con plegarias para desearle buena suerte a tu familia y a tus amigos a cambio de que dejes unas buenas rupias en sus bolsas… simplemente es cuestión de ignorarlos.

Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
La ciudad tiene una calle principal llena de locales donde venden comida y ropa. Quizá es una de las ciudades donde más turistas nos encontramos ya que los precios que aquí puedes encontrar son tan tan baratos que mucha gente viene hasta Pushkar para llevarse maletas llenas a sus países.

Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Estuvimos todo el día recorriendo sus calles, comprando en las tiendas, escondidos en algún rincón observando detenidamente los rituales que hacen en el lago y al finalizar el día terminamos viendo el atardecer con el sonido de los tambores a lo lejos…me recordaba a Benirrás en Ibiza…jajaja

Pushkar - Entre nubes de algodon

Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon
Pushkar - Entre nubes de algodon

Alrededor del lago hay algunas pequeñas montañas con templos en sus cimas a las que no subimos… pero para todo aquel que le guste madrugar y mucho…dicen que hay vistas muy bonitas de la ciudad durante el amanecer. Lo malo es que la caminata hasta la cima suele ser de unas dos horas y la verdad que con tantos días de viaje no teníamos fuerzas para pegarnos un madrugón así.

Volvimos a cenar al hotel y prontito a dormir porque el siguiente viaje no iba a ser por carretera ni nos acompañaría nuestro guía…pero eso os lo contaré en el próximo post!!!

Y si te ha gustado verlo, imagínate vivirlo! ¿Te gustaría viajar como nosotros? Entra ahora en  My Lovely Travel y organizaremos tu viaje a medida por mucho menos de lo que te imaginas…

Quizas tambien te interese

No hay comentarios todavía, sé el primero!

Deja tu comentario