Asia India Jaipur

La ciudad rosa de Jaipur

Cuando organizamos nuestro viaje a la India teníamos muy claro que queríamos hacer alguno de los trayectos en tren. Hace cinco años que visité la India por primera vez y la experiencia de coger un tren en la India me dejo sin palabras…quería que Jose viviera también esa experiencia así que decidimos hacer el trayecto entre Amber (situado a 11km de Pushkar) y Jaipur. La idea de viajar en un tren nocturno nos llamaba mucho la atención pero yo me conozco…y al final íbamos a estar toda la noche sin pegar ojo, así que elegimos este recorrido porque el trayecto duraba aproximadamente unas dos horas (135km) y así no llegaríamos tan cansados a Jaipur.

Elegimos uno de los trenes menos modernos, en segunda clase y con aire acondicionado. Nos costó 10€ cada billete. La estación de tren de Ajmer es bastante pequeña en comparación con otras ciudades de la India como puedan ser Delhi o Jaipur, pero estaba igual de colapsada que las demás. En India, el tren es uno de los medios de transporte más económico y que más personas utilizan a diario, así que no es raro encontrarse con familias enteras viviendo, comiendo o incluso durmiendo en las estaciones. El problema es la suciedad y el olor que hay en todas ellas, es probable ver mas ratas aquí que en el famoso templo de las ratas de Bikaner (ver post).

Jaipur - Entre nubes de algodon

Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon

Nuestro tren salía de la estación de Ajmer a las 16:30, así que comimos tranquilamente en el hotel de Pushkar y quedamos con nuestro guía a las dos de la tarde para que nos llevase a la estación de tren. Ahmed, nuestro guía, realizaría el viaje en coche con nuestras mochilas y nos recogería en la estación de Jaipur a nuestra llegada. El problema de los trenes en la India es que siempre, siempre, siempre sufren retrasos, y en nuestro caso, nos tocó esperar más de dos horas hasta que llegó nuestro tren. Pedir información en la ventanilla resulta desesperante, por no decir imposible. Me puse en la cola de las mujeres donde al parecer había menos gente, pero te empujan y se cuelan delante de ti sin importarles lo más mínimo así que decidimos entrar dentro y preguntar a alguna de las personas de seguridad, confiando en que nuestro tren llegaría al andén que nos habían dicho. Claro que yo pregunté unas diez veces a distintas personas para asegurarme…jajaja

Por fin cogemos nuestro tren y aunque teníamos dos literas (una arriba y otra abajo) decidimos compartir la de abajo los dos. Ahora sólo nos faltaba llamar al guia y explicarle que nuestro tren se había retrasado más de dos horas para que nos esperara en la estación de Jaipur. Llegamos a Jaipur de noche, y aunque el trayecto se nos había pasado bastante rápido, el problema fue encontrar al guía en la inmensa estación de Jaipur. De noche, con cientos de taxis exactamente iguales, la cantidad de gente que había, los insistentes dueños de los rickshaws preguntándote si querías que te llevaran…uffff….resultó caótico!!! Menos mal que dando vueltas por la estación apareció nuestro guía y nos llevó rápidamente a nuestro hotel. Había sido un día muy intenso!

Después todo el día llegamos al hotel Pearl Palace, una maravilla de hotel y con el mejor restaurante de toda la ciudad en su azotea!!!!! El hotel es precioso, las habitaciones parecen las de un palacio y la decoración esta cuidada al detalle!

Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon

Así que pedimos dos cervezas bien fresquitas, unos aros de cebolla, unos noodles y no podía faltar un mango lassi de postre!!! En otras ciudades de la India es impensable pedir un batido de mango pero aquí…no me podía resistir!!!! La cena nos costó 476 rupias (6,80€) y estaba todo riquísimo!!!

Nos levantamos temprano porque solo tenemos un día para visitar la ciudad de Jaipur, si hubiéramos llegado ayer a la hora prevista podríamos haber visitado algún bazar pero ahora ya tenemos poquito tiempo. Desayunamos dos pancakes de platano, un batido de mango y nos vamos a recorrer esta caótica ciudad.

Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon

La primera parada del día la hacemos en Hawa Mahal, el edificio más emblemático de Jaipur, también conocido como el palacio de los vientos. Su preciosa fachada de arenisca rosa es un ejemplo del maravilloso arte rajputa erigido para permitir a las mujeres del palacio contemplar la ajetreada vida de la ciudad sin que fueran vistas. Nosotros no pudimos entrar por falta de tiempo pero dicen que desde arriba existe unas de las mejores vistas de toda la ciudad.

 Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon

Continuamos nuestro recorrido unos 11km al noreste de Jaipur para visitar el famoso fuerte-palacio de Amber, de color rosa, otro ejemplo de la arquitectura rajputa que se alza en una ladera montañosa. Se puede subir al fuerte caminando o en elefante, pero nosotros no quisimos. Por desgracia, los elefantes cargan a los turistas por la empinada cuesta adoquinada hasta lo alto del fuerte, a casi 45ºC, sufriendo quemaduras solares y se les agrietan las plantas de las patas al caminar por esas carreteras asfaltadas ardiendo.

Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
La entrada al fuerte nos costó 400 rupias (unos 5,5€). La entrada se hace por la Puerta Suraj Pol, que da acceso a un gran patio llamado Jaleb Chowk dónde aparcan los elefantes y se encuentra el Templo dedicado a kali, dónde diariamente desde el siglo XVI se sacrificaba una cabra en honor a la diosa. Por unas escaleras accedemos a otro patio dónde se encuentra el Diwan-i-Am o sala de audiencias públicas construida por el marajá Jai Singh en 1639, construida en arenisca roja y la espectacular Puerta Ganesh Pol que da acceso a las habitaciones privadas del marajá y que recibe el nombre por la imagen del dios elefante que tiene en el centro del arco.

Jaipur - Entre nubes de algodon
 
Jaipur - Entre nubes de algodon
 
Jaipur - Entre nubes de algodon
 
Jaipur - Entre nubes de algodon
 

Sin lugar a dudas la sala estrella del palacio es el Shish Mahal, totalmente recubierta de espejos y vidrieras que cuando la realeza vivía en el palacio y se tenían que desplazar durante la noche se dice que utilizaban una vela y el resto lo hacían los espejos.

Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon

Nuestra siguiente parada después de comer fue en el Jantar Mantar construido en el siglo XVIII por el marajá Jai Singh II, gran aficionado a la arquitectura y a las ciencias. Es Patrimonio de la Humanidad y consta de varias construcciones que sirven para calcular eclipses, saber la hora, la posición de los astros, etc. Como hacía tantísimo calor decidimos no acceder al recinto, ya que está al aire libre, pero la verdad que con los casi 45ºC que hacía le dijimos al conductor que nos llevara ya de camino al hotel para poder parar en algunas tiendas y comprar algunos regalitos.

Regateamos un poco en las tiendas y nos fuimos derechos al hotel a darnos una buena ducha y nos vestimos para cenar de nuevo en la terraza del hotel. No queríamos irnos de Jaipur sin disfrutar de otra cenita al aire libre. Esta vez pedimos pakoras, cheese naan, zeera aloo (patatas especiadas con comino) y unas brochetas de pollo con salsa de ajo. Para chuparse los dedos!!! Toda la cena nos costó 857 rupias (12€) en total. Las fotos no son muy buenas porque no había mucha luz pero os las enseño igualmente.

Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon
Jaipur - Entre nubes de algodon

Ahora a dormir que mañana viajamos hasta Agra para visitar el Taj Mahal!

Y si te ha gustado verlo, imagínate vivirlo! ¿Te gustaría viajar como nosotros? Entra ahora en  My Lovely Travel y organizaremos tu viaje a medida por mucho menos de lo que te imaginas!

Quizas tambien te interese

No hay comentarios todavía, sé el primero!

Deja tu comentario